Saltar al contenido

Ventajas de la energía solar para calefacción

14/12/2020
calefaccion energia solar

Con la llegada del frío, una de las cosas que más tiembla es nuestro bolsillo. El gran uso que hacemos de los sistemas de calefacción, unido al alto ​precio del kilovatio hora ​de la electricidad o el gas natural, hace que nuestras facturas mensuales se disparen durante los meses de invierno.

Si bien es cierto que existen sistemas de calefacción eficientes que se basan en la energía renovable, como puede ser la ​aerotermia​, lo cierto es que la energía solar es la mejor opción para calentar nuestro hogar en los meses fríos.

Energía solar como alternativa de calefacción

Si nuestra opción para calentar nuestra vivienda pasa por la energía solar, al dimensionar la instalación se hace de manera que cubra, al menos, el 50% de la necesidad de energía.

Realmente, cubrir el 100% de la energía necesaria para calefacción requiere una inversión muy elevada, que no compensa al usarse tres meses al año. Sin embargo, como sistema auxiliar de
calefacción es la mejor opción. Uno de los sistemas más usados para la calefacción solar es el suelo radiante. Esto se debe a que este sistema trabaja a 40 grados, mientras que los radiadores trabajan a 70 o 90 grados, con el consiguiente aumento del consumo que eso supone.

Funcionamiento de la calefacción solar

Este tipo de sistemas funciona gracias a un circuito hidráulico cerrado que contiene un fluido que atraviesa unas placas solares (que se denominan colectores) y que son especialistas en
almacenar el calor solar. El fluido absorbe el calor del sol y es conducido hacia un acumulador, en el cual la tubería por la que está circulando el fluido adquiere la forma de un serpentín.
Dentro del acumulador, pero sin mezclarse con el fluido interior, está el agua que se va a calentar para la calefacción.

Componentes

Un sistema de calefacción solar tiene diferentes componentes: captadores solares, un circuito primario y secundario, intercambiador de calor, acumulador, vaso de expansión y tuberías.

Dentro de los sistemas de termosifón, el movimiento del fluido se consigue gracias a un cambio de densidad. Por otro lado, si el sistema es forzado, se necesitan bombas y un panel de control.

Tipos de instalaciones de calefacción que se pueden combinar con energía solar

Producir energía mediante el aprovechamiento de la energía del Sol para implementarse o usarse en los sistemas de calefacción de un inmueble es algo que está continuamente en
evolución y nos ofrece una gran variedad de posibilidades, lo que ha hecho que cada vez más gente dé el paso hacia este tipo de instalaciones.

Existen diferentes sistemas de calefacción que pueden combinarse con la energía solar, ya sea energía solar térmica o energía solar fotovoltaica. Más allá del suelo radiante (del que ya
hemos hablado) podemos usar bombas de calor e incluso calderas de gas.

Pero también se pueden usar en otro tipos de instalaciones de calefacción ya instaladas en el hogar, o usarse como sistema de apoyo de las mismas y, de esta manera, intentar reducir los
costes originados por la producción de calefacción en los diferentes inmuebles.